FASHION STREET

La Almuñécar Fashion Street del pasado mes de marzo no dejó a nadie indiferente. Esta nueva propuesta no sólo consistía en sacar las nuevas tendencias para bodas y otras celebraciones a la calle, si no que era también una original forma de hacer partícipe al transeúnte y crear una experiencia en torno a la presentación de los productos y servicios que allí se daban cita.

Y digo que no era una pasarela más que se organizaba en las calles de esta localidad granadina porque la idea fue más allá. Se recreó una boda en directo. Sí, una boda. En la que no faltaron los invitados, la maestra de ceremonias y por supuesto, los novios. Todo esto con un público entusiasmado y perplejo ante lo que estaban presenciando.

Se desplegó la alfombra azul, no podía ser de otro color dada la situación de esta población en la Costa Tropical. La decoración corrió a cargo de Trargo Eventos  y nos deleitó con su maestría en el arte floral Anastasia Flores y Eventos , que impregnaron con un aire de romanticismo la vía almuñequera. Magic Moments wedding planner  se encargó de supervisar que todo estuviese perfecto.

Las encargadas de que los invitados, maestra de ceremonias, madrina y novios tuviesen un estilismo impecable fueron Aguacate Modas con sus propuestas siempre a la última  y Cala by Lilian  con sus espectaculares tocados y complementos. De que los niños luciesen sus mejores galas se encargó Joana Moda con su amplia experiencia en el sector.

Belén Ruiz  puso la pincelada de color con las propuestas en maquillaje para esta temporada y Olivia se encargó de la peluquería.

La ceremonia fue oficiada por Eloísa de Bámbola y Alberto García Gilbert instruyó magistralmente a todos los asistentes  sobre protocolo.

La música y el escenario fue una fantástica presentación de Tropical Sound con Marcos Cortés  dirigiendo el acto.

Victoria Franco no dejó que se le escapara ningún detalle y lo inmortalizó todo a través de su cámara de fotos y yo tuve el placer de contribuir grabando el evento.

También colaboraron las chicas de Mary Kay, la Discoteca Big Bang y el Ayuntamiento de Almuñécar.

No faltaron los talleres de asesoramiento, ni tampoco diferentes rinconcitos en los que encontrar muestras de lo más solicitado en celebraciones. Y por supuesto, se podía consultar con los profesionales allí presentes cualquier cuestión sobre todo lo que rodea el mundo de los eventos.

Fue fantástico ver como los niños y adultos se convertían en modelos por un día y lo hacían de fábula.

La iniciativa que surgió de este grupo de empresas con un espíritu de innovar y dar un aire de frescura a la presentación de sus productos fue todo un éxito. Seguramente sea la primera de muchas fashion street en Almuñécar.