Sobre mí

                                         Quién soy

 

He dedicado mi vida a contar historias a través de imágenes, mirando al mundo desde el objetivo de mi cámara. A lo largo de mi trayectoria me he dado cuenta de que lo que más me fascina son las historias que hablan de amor. También soy madre de un niño de cinco años que me contagia su particular modo de ver lo que le rodea. Ese cariño que quizás me ha traído hasta aquí.

Encontré cómo encauzar mi pasión juvenil estudiando Comunicación Audiovisual y me he desarrollado profesionalmente en televisión durante más de diez años, en distintos formatos. Toda esa experiencia acumulada me llevó a imaginar el salto hacia un cambio de registro. Una mirada diferente, especial. Dedicarme a algo donde se pudiera desplegar la creatividad bajo un sello personal y que, lo más importante, tocara el corazón de los demás.

Me adentré en el vídeo de boda de manera casual -o tal vez no- y no lo cambiaría por nada. Me siento afortunada de poder trabajar en algo que me llena. En algo que emocione.
A través de mi cámara, con un lenguaje distinto, plasmo uno de los momentos más importantes de la vida: vuestra boda. De manera natural y teniendo en cuenta la personalidad de cada pareja.

La vida se compone de pedacitos de recuerdos que vamos coleccionando. A mí me interesan los que os hacen más felices. Por eso aposté por narrar historias de amor.

Soy Lola Montálvez. Contadora de historias. Historias como la vuestra.   

 

                                                                                    ¿La contamos?

 

 

                                                

 

                                                               

                                         Filosofía

 

Mis vídeos de boda reflejan la belleza de las pequeñas pequeñas cosas, los detalles que tal vez por la grandeza de ese día tan importante a veces los obviamos.
Debéis tener en cuenta que vosotros sois los auténticos protagonistas y que os merecéis disfrutarlo sin preocupaciones. Por eso paso lo más desapercibida posible. Para garantizar la verdad en cada plano y reflejar las emociones del momento.

Me exijo siempre el máximo, es una gran responsabilidad. Me implico como si de mi boda se tratase, porque en cierta manera yo también formaré parte de ese día del que guardaréis un recuerdo inolvidable.
Conocer a las parejas antes del día de la boda es imprescindible. Que nos conozcamos mutuamente. Descubrir vuestros gustos, la música que escucháis, qué os hace sentir bien. Intercambiar impresiones para que os identifiquéis con la historia que contaremos juntos. Que no me sintáis como una extraña.
Pasaremos muchas horas en el lugar que elijáis. Viviré de vuestra mano momentos especiales e íntimos. De ahí la importancia de saber quiénes somos.
Me ofrezco voluntaria a colaborar para que ese día sea mágico.
Cada boda es un día único, también para mí.

                                                                   

                                                                       

                             

 

 

                                           Viajar

 

Me gusta viajar, soy una apasionada de conocer otros lugares, descubrir nuevas culturas. Por eso, aunque vivo en Granada, estoy dispuesta a desplazarme allá donde el amor me llame.

 

Estaría encantada de hablar con vosotros, no dudéis en contactar ante cualquier cuestión sobre mi trabajo.